Entradas

Congreso de Gestión de Centros Deportivos en el CAR de Sant Cugat

Ayer acabó el I Congreso de Gestión de Centros deportivos en el marco de la Feria de Sports Unlimited y en el magnífico escenario del CAR de Sant Cugat.

Ha sido para Wuics una buena experiencia, un tanto agotadora pero les aseguro que muy gratificante. Gratificante por haber podido gestionar un Congreso en el marco de un lugar tan entrañable para mí y tan espectacular como el CAR de Sant Cugat y poder comprobar que a pesar de la grandeza de sus instalaciones, existen unas maravillosas personas que inundadas por intentar ayudar en todo momento a los deportistas tienen esa vocación de servicio y esa vocación de familia que les distingue de un modo especial.

A la vez reconfortante por haber podido comprobar que a pesar de la crisis que azota nuestro sector, la gente apuesta por la formación y por la asistencia a Congresos cuya principal función es ayudar a la gente en sus tareas en este apasionante sector como es el de los centros deportivos.

Han sido 3 días con una asistencia media de unas 110 personas por día donde la gente ha tenido un comportamiento exquisito, han realizado unas preguntas muy interesantes y han estado expectantes a las conferencias de nuestros ponentes.

Pero la clave del éxito no ha sido la gestión del Congreso ni la dedicación a que todo saliera bien, creo que la clave del Congreso han sido sus ponentes. Todos , sin excepción han rayado a gran altura. Hemos combinado charlas más sectoriales con charlas más académicas, gente con muchísima experiencia con talento emprendedor que viene empujando fuerte. Ha sido muy gratificante poder contar con todos ellos y percibir su ilusión al poder venir. A todos ellos les estoy  muy agradecido.

Para nosotros, poder contribuir a ayudar a la gente y poderles ofrecer herramientas, directivas  y experiencias del sector es el legado más preciado que nos llevamos del Congreso. Este legado seguro, nos empujará a pensar desde ya en el 2ª edición

Muchas gracias a todos.

Pere Solanellas

NECESITAMOS LÍDERES

Estamos asistiendo desde el inicio de esta legislatura con Rosell como presidente del F.C.Barcelona a un tipo de liderazgo muy contrapuesto al que existía con Laporta en la legislatura anterior.

Se trata de un liderazgo de eficiencia, donde aprovechando la inercia de la directiva anterior ( en la que por cierto también estaba Rosell) se materializan resultados económicos incontestables pero la gestión no acaba de ilusionar a la masa social. Esta disociación entre gestión y transmisión de la pasión es característico de etapas de eficiencia en las empresas donde el gráfico resultante de su gestión es plano.

La gestión de este tipo de etapas no es sencilla por la atención que deben tener todos sus integrantes aunque no se hayan acabado de entender en este caso resoluciones como el  “caso Abidal” o bien la exposición a las bondades de un contrato de sponsoring con Qatar que asegura unos ingresos jugosos pero que no aportan ninguna identificación. Es una etapa marcada por el control y rigor en el tema económico, pero también por la falta de política comunicativa y por la recogida de los resultados.

Sin embargo, esta época es contrapuesta a la anterior donde se caracterizó por una etapa transformacional donde no existía tanto rigor pero donde se logró transformar el club a través de la ilusión de personas que lideradas por Laporta revolucionaron el club desde el punto de vista deportivo social y económico. Fue el tiempo de sembrar, de idear un club que en los últimos años ha sido referente a nivel mundial y de afrontar un reto que revolucionó la entidad a través de la ilusión, la misma que hizo cometer unos errores imperdonables que ensombrecieron la excelente puesta en marcha de la estrategia, con una implantación sin precedentes en el mundo del fútbol.

Pero este tipo de alternancia de etapas en el liderazgo de un club como el F.C.Barcelona también es habitual en las empresas y generan como así ha sido en el Barça partidarios de un líder versus partidarios del otro.

Incluso en la gestión de los jugadores por parte del entrenador correspondiente, hay diferentes formas de abordarla si bien en un club tan mediático como el F.C. Barcelona debe tener un director de orquesta que ilusione a sus jugadores y éstos a la vez lo hagan con los aficionados. En la época de Guardiola, completamente transformacional e innovador la ilusión desbordaba y se reflejaba en el rostro de los jugadores. Ahora con la gestión de Tata Martino, impecable por cierto tanto en su comportamiento como en los resultados hasta ahora obtenidos, no se nota esta energía transferida ni esta pasión por el juego más allá de un trabajo metódico, incluso diríamos correctivo de situaciones anteriores y lógico desde el punto de vista de su aplicación

Más allá de poder valorar cada uno de los líderes, creo que es bueno hacer pensar a la gente que la existencia de uno es inevitable para el otro y que siempre que existe una etapa transformacional debe existir después una etapa de eficiencia porque la transformación alargada en el tiempo puede producir un caos en la empresa, pero también al revés, después de una época de eficiencia es lógico pensar y esperar que llegue un líder transformacional.

Hace falta en el management líderes que entiendan estas situaciones y que, o bien practiquen liderazgos situacionales para cada tipo de “momentums” en las empresas o bien sepan dar el paso elegantemente a otra etapa sin reproches.

En la sociedad falta también, la cultura de saber que no existe  un Rosell sin un Laporta ni un Tata sin Guardiola, pero tampoco sería bueno mirar hacia atrás sinó preparar a los líderes para ser capaces de gestionar ambas situaciones.

El liderazgo bien llevado es aquél que es compartido, que es transmisor de la ilusión por el trabajo realizado y crea pasión como antesala de la felicidad tanto desde el punto de vista del creador o creadores del bien, como del que recibe el producto. Es también, el que sabe trabajar en equipo y el que fomenta la cultura de mejora continua para poder algún día ser diferente y que la gente lo reconozca como innovador y aprecie su valor

Así pues, más allá de gestores, necesitamos líderes.

 

Pere Solanellas

CEO& founder  WUICS

Director Master Dirección Deporte

Universidad Pompeu Fabra