Gestión del Tiempo 1º Parte

GESTIÓN DEL TIEMPO 1ºPARTE

Si hay algo que tenemos que apreciar en nuestro trabajo es el tiempo. Lo tenemos que apreciar por su importancia y porque la gestión incorrecta de éste puede influir negativamente en la toma de decisiones, en el trabajo realizado, en el hecho de abordar nuevos asuntos/proyectos y en definitiva, en el funcionamiento global del centro.

Es más valioso que el dinero. El capital que representa nuestro tiempo se tiene que invertir con cuidado.

El tiempo es un capital valioso:

  • Porque es muy escaso.
  • Porque no se puede comprar.
  • Porque no se puede ni escatimar ni almacenar.
  • Porque no se puede multiplicar.
  • Porque pasa lentamente, pero inexorablemente.
  • Porque es vida.

La gestión del tiempo se entiende como el reparto adecuado del tiempo de trabajo de una persona en las diferentes tareas que tiene que realizar. La gestión del tiempo permite administrar el tiempo de trabajo de forma que se obtenga la mayor productividad posible.

Antes de todo, querríamos destacar que la incorrecta gestión del tiempo se debe, entre otros factores, a:

  • La inexistencia de objetivos previamente definidos.
  • No distinguir entre qué es importante y qué es urgente.
  • La incorrecta gestión de la agenda de trabajo.
  • Negación de la propia evidencia. No aceptar que nosotros no podemos hacerlo todo.
  • La insuficiente delegación de tareas.
  • Exceso de información para analizar.

Evidentemente, para organizar nuestro tiempo se hace imprescindible:

  1. Determinar qué acciones o tareas son las más importantes. Por importantes, entendemos aquellas tareas que inciden de alguna forma a las áreas estratégicas del centro, en los objetivos, en los costes o en los ingresos.
  2. Dar un orden de prioridad a cada una de las actividades diarias. A veces tenemos que asignar un tiempo máximo para cada actividad, con el fin de que no estemos demasiado tiempo ocupados en una tarea que no es demasiado importante, restando tiempo a otras que sí que lo son.
  3. Aprender a decir NO a tareas que no son importantes o que puedan realizar otras personas.
  4. Eliminar la posibilidad que nos puedan importunar con visitas no previstas, conversaciones extensas con los socios/usuarios o reuniones mal planificadas con hora de inicio, pero sin hora de cierre.
  5. Destinar unos minutos al día en la planificación de nuestra propia agenda. De esta forma, podremos tener siempre preparado un programa de trabajo antes de iniciar la jornada de trabajo, ser nosotros mismos los gestores de nuestro tiempo y no dejar que sean otros los que lo hagan.

 

Feliz semana !!

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *