El Liderazgo en el Gestor Deportivo (2ºparte)

EL LIDERAZGO EN EL GESTOR DEPORTIVO (2ª parte)

En el artículo anterior vimos la importancia del liderazgo en  la gestión de los centros deportivos. Pero , a veces, se tiende a creer también, al líder, como un ser supremo, una especie de “superman” que dirige y guía a sus colaboradores y que lo acaba terminando todo él solito. Esta idea pertenece ya al pasado. El líder hoy en día es una persona más experta en la gestión de las emociones del equipo y en la gestión de las relaciones entre miembros del equipo que un ser supremo que entiende de todas las facetas y experto en cualquier aspecto del management.

La organizaciones hoy en día no necesitan héroes, necesitan personas que entiendan que hay que saber gestionar las emociones de sus colaboradores y saber comprometerlos.

Pero existe dos problemas fundamentales: por un lado hay cierta tendencia en la actual sociedad a no comprometerse en nada como consecuencia de una crisis alarmante de valores y por otro, hoy en día hay mucha competencia que compite con tu compromiso.  La solución en un buen líder es intentar hacer feliz a tu colaborador con su tarea y disfrutar de un buen clima laboral.

Se escucha y se lee en muchos sitios que hoy en día hay muchas empresas que han empezado a medir la felicidad de sus trabajadores en sus tareas profesionales:  es un signo más que hay gente que ha empezado a entender que para sacar más productividad, para tener más rendimiento , para fomentar más la creatividad, es mejor hacer felices a las personas con la tarea que realizan. En el campo del deporte esto está ganado ya que en teoría lo que te dice mucha gente es que trabajar en este sector es lo máximo porque puede unir una pasión y un trabajo a la vez…pero después nos damos cuenta que hay mucha gente que a pesar de trabajar en el mundo del deporte no se siente feliz con su tarea y esto hace resentir los liderazgos.

Un escenario positivo y enérgico motiva al seguidor y hace que se aumente exponencialmente su sentimiento de pertenencia. Pero para ello el líder debe ser transparente y leal con su colaborador. No debe haber diferencias entre lo que dice y lo que se hace porque si no es muy difícil poder comprometer a la gente y ser creíble.

Cuando ves a un equipo comprometido, con la visión y con el líder, seguro hay gente feliz con su trabajo, gente que colabora con el bien común y gente muy leal. Por esto mismo es que siempre insisto que una de las tareas más importantes de un ejecutivo en la empresa es la selección de las personas que van a trabajar con uno, o la adecuación a los puestos de trabajo. A veces tendemos a seleccionar con demasiada prisa y elegimos currículums  de mayor peso en hojas. Y lo que no nos damos cuenta es que estamos seleccionando a personas que después deberemos saber liderar y saber gestionar emocionalmente para poder comprometerlos con nuestros objetivos y así poder llegar a la visión de la empresa.

Además, si desde pequeños nos enseñaron a que todas las personas hay que tratarlas por igual, en el mundo de la empresa, no nos funciona y el líder debe percatarse de las particularidades de cada ser humano que tiene en su organización.

Así pues el líder hace avanzar a la organización a través de la gestión de las emociones del grupo. Una de ellas es la transmisión de la pasión para que el grupo despierte lo mejor que lleva dentro.

Feliz semana !!

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *